Buscando tarjeta
Publicidad
Publicidad

En una era aparentemente dominada por el consumismo, en donde es común realizar gastos muchas veces innecesarios, hablar de control financiero pareciera una idea desfasada y hasta obsoleta, y es que muchas veces se asocia el control financiero solo a grandes empresas.

Nada más alejado de la realidad, ya que hablar de control financiero no es un tema exclusivo de empresas o compañías en auge, es un tema que cada vez gana más terreno entre particulares que buscan mejorar sus ingresos o disfrutar de un buen estilo de vida con comodidades, pero manejando responsablemente sus finanzas.

Hablemos un poco sobre este interesante tema!.

¿Qué es el control financiero?

A nivel de empresas es una actividad realizada por el departamento financiero de cada empresa en donde por medio de estudios y análisis de todos los movimientos financieros, se comparan con la proyección y planificación a corto, mediano y largo plazo, todo esto realizado bajo un proceso de control y ajustes que garanticen que dichos movimientos estén ajustados al plan de negocios de la empresa.

Este control se realiza con la finalidad de mantener bajo supervisión el estado financiero de la empresa, para evitar déficit entre los gastos y los ingresos. De esta manera se garantiza la solvencia y en caso de irregularidades, desviaciones o imprevistos, se pueda modificar y sanear las cuentas a tiempo.

A nivel personal el control financiero o gestión financiera son acciones que persiguen una buena gerencia de las finanzas, que permitirán ahorrar y aprovechar nuevas oportunidades de inversión, apuntando conseguir resultados positivos en la economía doméstica.

Son principios aplicados que van mucho más allá de solo reducir gastos, pues mediante este control se administra los ingresos percibidos y los gastos que se tienen, dando como resultado conocer los gastos innecesarios y reconducirlos al ahorro o a realizar inversiones que le den rentabilidad al dinero

En ambos casos este control persigue una salud financiera empresarial o personal, mediante una buena organización financiera que garantice que los gastos no excedan los ingresos, adaptando los costos para dar mayor operatividad en la empresa o una excelente calidad de vida reduciendo costos innecesarios.

Objetivos perseguidos por el control financiero:

En empresas:

  1. Conservar el Capital adecuado: al respetar los principios del control financiero se ampara una combinación sostenible entre deuda y liquidez evitando de esa manera la sobrecapitalización o la subcapitalización. Esto a su vez generara una mayor confianza entre proveedores e inversores.
  2. Optimiza los recursos: con la elaboración de presupuestos se puede adecuar los recursos disponibles, garantizando la estabilidad de la empresa en el tiempo, previniendo fugas de fondos, maximizando los beneficios y creando una base sólida.
  1. Velar que se cumplan los objetivos y corrección de errores: mediante este control se puede controlar el cumplimiento de objetivos trazados e igualmente revelar desajustes o irregularidades que afecten la salud financiera y buscar las medidas necesarias para corregir la situación.

A nivel personal:

  1. Tener certeza de los gastos: el tener un control financiero personal te permitirá conocer y gestionar con exactitud los gastos mensuales, evitando wastages o gastos hormigas, compras pequeñas innecesarias que repercuten cuantiosamente en la economía personal.
  2. Autoevaluación financiera personal: este control favorece la evaluación financiera de la persona ayudando a conocer en qué situación se encuentra en relación a sus ingresos y bienes materiales, presupuestando ingresos y gastos habituales en un periodo determinado.
  3. Planificación preventiva: también busca la gestión de las finanzas procurando la creación de un fondo de ahorros personales que puedan ser utilizados en cualquier emergencia
  4. Solvencia: este tipo de control ayuda a alcanzar un equilibrio apropiado entre el pago de deudas y los acreedores, así como sus plazos de pago, avalando eficazmente la liquidez y aumentando la solvencia personal.
  5. Disciplina financiera: ayuda a mantener una evaluación constante de las finanzas personales procurando un control y organizando un flujo correcto de entradas y salidas en un lapso de tiempo determinado.

Principios básicos para un exitoso control financiero:

Un buen control financiero debe girar en torno a principios básicos: la planificación, el control y la gestión.

  • La planificación es el punto de partida que permitirá el establecimiento de metas a corto, mediano y largo plazo que estén alineados a los objetivos establecidos.
  • El siguiente paso es el control, que no es otra cosa que el seguimiento u observación permanente a las actividades o acciones planificadas, llevando registros del mismo para su análisis.
  • Finalmente, la gestión, que son las actividades ejecutadas como consecuencia del análisis de los objetivos establecidos.

¿Cómo alcanzar el control financiero?

Si has leído hasta aquí, es porque seguramente estas buscando tener solvencia financiera, que te permita disfrutar de comodidades sin tener la preocupación de sobregirarte. Por ello a continuación te brindamos los siguientes pasos que permitirán que puedas tener un excelente control financiero.

1.    Conoce cuáles son tus ingresos

El fracaso en el camino a conseguir un buen control financiero estriba en el desconocimiento de cuál es el ingreso mensual, pues muchos confunden ingreso bruto con ingreso neto, por eso muchos tienen más gastos que ingresos.

El ingreso bruto es la totalidad de los ingresos, mientras que el ingreso neto es el que queda luego de todas las deducciones o descuentos como impuestos, gastos de transporte y comida etc. Por ello es recomendable hablar de ingreso neto al momento de hacer cualquier plan financiero.

2.    Establece un control de los gastos

Haz un registro de gastos tanto fijos como variables. Pagos de servicios básicos, créditos, facturas etc. Al tener en cuenta todos los gastos podrás organizar las fianzas y podrás hacer planes a corto, mediano o largo plazo pues sabrás con cuánto dinero cuentas realmente.

3.    Establece metas para el dinero

Viajar, adquirir algún bien o realizar algún tipo de inversión. El fijarte metas te ayudara a manejar el dinero de manera más eficaz pues ya no ser a una obligación sino una forma de alcanzar las metas trazadas.

4.    Haz seguimiento de tus gastos

Toma nota, enumera todos los gastos y clasifícalos en categorías como comida, ocio, servicios, etc. De esa manera puedes visualizar a donde está yendo tu dinero y podrás priorizar tus gastos.

5.    Ten control sobre las deudas

Definitivamente las deudas son el peor enemigo de un buen control financiero, si tienes deudas establece un plan prioritario para cancelarlas y debes proponerte además no adquirir nuevas deudas hasta no saldar las que están pendientes.

Al convertir una prioridad el pago de las deudas podrás invertir ese dinero en alcanzar las metas que te hayas propuesto. Verifique su situación financiera revisando su buró de crédito.

Hablar de control financiero para algunos quizás parezca una fantasía o un objetivo difícil de alcanzar, pero más allá de esos pensamientos, lograr un control financiero te ayudara a alcanzar independencia económica y en algunos casos ya no solo sobrevivirás con un ingreso mensual, sino que además podrás disfrutar de solvencia y estabilidad económica.